En tierra os convertireis

El frío tacto de las cadenas todavía me hace estremecer. La rutina no ha apaciguado mi alma, solo la muerte lo hará. Víctima o verdugo en este juego delirante. ¿Qué importa ya si vivo o muero?

Comenzó hace unos meses, como un rapto más. También yo pensaba que era más inteligente que el resto, que a mí no me sucedería...

Los cadáveres nunca han sido encontrados. Ahora ya sé porqué. Es mejor que tú no lo sepas. No imaginarias que formas de placer puede hallar un hombre. Ahora que has encontrado esta nota, no intentes buscarme. Ya habré muerto. Corre tan lejos como te permitan las piernas, porque el mal que acecha esta negra tierra, habita bajo tus pies. 




Publicar un comentario